ASCENSIÓN AL SALVAGUARDIA (2.738 m.) – 30 OCTUBRE 2010

 

El pasado puente del 1 de noviembre nueve miembros del Club nos desplazamos hasta Castejón de Sos (Huesca)  para realizar diversas actividades. El plan era que, en principio, cinco de nosotros intentáramos ascender el sábado al Salvaguardia (2.738 m.) y el domingo intentar el Perdiguero (3.222 m.) o el Alba (3.118 m.), mientras el resto del grupo hacía senderismo por la zona. Sin embargo, las difíciles condiciones meteorológicas nos hicieron cambiar de planes.

El viernes día 29 llegamos al albergue “El pájaro loco” de Castejón un grupo de 6, siendo recibidos con un intenso aguacero que se prolongó toda la noche. El refugio está casi vacío, únicamente un grupo de tres montañeros portugueses y otro español. Conociendo las previsiones meteorológicas ya sabíamos que todo lo previsto para el domingo no se iba a poder hacer, pero albergábamos la esperanza de que la mañana del sábado hubiera una ventana de buen tiempo que nos permitiera hacer algo. Así que decidimos que intentaríamos ascender el Salvaguardia evitando, por tener un recorrido más corto, que el mal tiempo nos diera problemas.

El sábado día 30 habíamos quedado en los Llanos del Hospital de Benasque con el resto del grupo que habían salido a las 5 de la mañana desde Ateca. Aunque amaneció con lluvia, poco a poco se fue despejando y cerca de las 10 nos encaminamos hacia el Salvaguardia. Al final nos animamos cuatro de nosotros, mientras los demás hacían alguna ruta por los alrededores. Si bien salimos un poco tarde, pensamos que, como mucho, a las 3 de la tarde ya estaríamos abajo. ¡Craso error!. El Salvaguardia, sin nieve, es una montaña sencilla técnicamente, muy concurrida y con un corto recorrido, se salvan 1000 m. de desnivel en poco más de 5 km. Sin embargo, en época invernal, no se suele subir mucho por su orientación sur proclive a los aludes.

Empezamos a ascender por sendero señalizado con hitos y marcas verdes. El frío intenso y el fuerte viento se empiezan a notar, la niebla aparece y desaparece en pocos minutos, de forma que igual que no vemos 10 m. delante nuestra, de repente, se aprecia todo el paisaje que nos rodea. Así, poco a poco, empiezan a aparecer las primeras manchas de nieve. Llegamos al hito que marca el camino hacia Luchon, en la vertiente francesa, en donde giramos a la izquierda hacia el Portillón de Benasque. Aquí, la nevada caida la noche anterior empieza a dificultar nuestro avance, de forma que el hito del Portillón está casi oculto. Desde este punto se aprecia una panorámica espectacular del lado francés. Continuamos avanzando y empezamos a cruzar una serie de neveros muy verticales que, con nieve helada, probablemente nos hubiéramos planteado muy mucho el cruzarlos. Aunque llevamos crampones, el estado de la nieve no invita a utilizarlos. La progresión se empieza a hacer muy penosa al tener que ir abriendo huella por la nieve fresca. Llegamos a un patio de roca protegido por una sirga que, en seco, no ofrece demasiadas dificultades pero, aún estando descubierta de nieve, la roca está muy húmeda lo que hace que extrememos las precauciones ya que si resbalas apareces en los Llanos. Por fín, nos asomamos a la cresta final que nos acercará hasta la cumbre del Salvaguardia, rematada por varios hitos de piedra. Aunque está cubierta de nieve, la progresión es muy fácil. Nos tomamos sólo 10 minutos de descanso para sacar algunas fotos ya que vamos retrasados sobre el horario previsto y empezamos a observar como se aproximan nubes cargadas por el frente. El frío intensísimo y el viento no invitan a disfrutar mucho de la cumbre. La nieve fresca que ha ido dificultando muchísimo nuestra progresión ahora se convierte nuestra aliada en la bajada, de forma que el descenso lo hacemos muy rápido y en poco más de hora y media ya estamos llegando a los Llanos. A poco más de 15 minutos para llegar al Hospital empieza a nevar intensamente. Esta vez la montaña ha sido benévola con nosotros. No nos hemos encontrado con nadie en toda la mañana, a pesar de ser un puente festivo; sin embargo, al llegar a los Llanos el parking está abarrotado. Ya abajo, observando la montaña, pensamos que, con mucha carga de nieve, no ya su ascensión, sino incluso su aproximación, tiene que ser peligrosísima. Hay muchos restos de antiguos aludes.

Después de comer algo en el Hospital, la tarde del sábado la aprovechamos para hacer algunas comprillas en Benasque. Sería un sacrilegio no pasarse por Barrabés. No para de llover, así que cenita y al Refugio. Toda la noche diluviando y, al levantarnos, más de lo mismo. Decidimos que no merece la pena quedarnos hasta el lunes tal y como está el tiempo. Recogemos y nos vamos a visitar la Catedral de Roda de Isábena, por aprovechar la mañana. Merece la pena su visita, espectacular. Está llena de visitantes que, ante la que está cayendo, han optado por ponerse a cubierto y es que el agua corre a mares por las empinadas calles del pueblo. Desde allí nos acercamos a Graus para comer y continuar el viaje a casita.

Al final, a pesar del mal tiempo, nos llevamos un buen sabor de boca. Nos hemos metido un pechugón de kilómetros pero nos llevamos otra ascensión en la mochila.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ASCENSIÓN AL SALVAGUARDIA (2.738 m.) – 30 OCTUBRE 2010

  1. Santiago Mengo dijo:

    Muy buen relato de nuestra aventura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s